US: +1 (812) 269-1011 | MX: +52 (55) 4040-8102 | CR: +506 6029-6789 coord@traduality.com

Noticias, consejos e historias interesantes

Le compartimos todo tipo de artículos relacionados con traducción como noticias, hechos interesantes e incluso consejos para clientes.

Escrito por Montserrat González

Montserrat is a professional translator who likes to read and write fictional stories. There's nothing she enjoys more than spending time with her friends and family.

febrero 5, 2020

Consejos para mejorar en la traducción jurídica

 

¿Sientes que a tus traducciones jurídicas les falta ese extra para marcar la diferencia? ¿Temes haber pasado por alto cosas importantes del vocabulario jurídico o temes cometer errores?

Todos sabemos que las traducciones de textos de contenido jurídico esconden muchas dificultades para los traductores. En el siguiente artículo te damos 5 fáciles consejos para mejorar tus traducciones jurídicas con un toque sutil sin quitar la esencia de este tipo de textos. Si te interesa profundizar más en el tema, te invito a leer este artículo que abarca todo lo que necesitas saber sobre la traducción jurídica.

 

Infórmate

El derecho es un tema muy amplio, debido a las diferentes ramas que tiene y aunque no lo parezca, son muy diferentes en su temática y, por consiguiente, traducirlos también es diferente. Y aunque el derecho se divide en dos grandes categorías, cada una tiene sus subcategorías y difieren de alguna u otra forma.

Por eso, antes de abordar una traducción, en especial si es una traducción jurídica, es necesario informarte sobre el sistema legal del texto origen. Investiga en el ámbito de este documento y lee todo lo que puedas en esa rama en concreto.

 

Busca otros textos jurídicos

Esto te ayudará a ver la manera en que los diferentes textos de contenido jurídico son redactados. También puedes encontrar algunos términos que se utilizan en esta rama del derecho y puedes compararlos para comprender un poco mejor su significado y con eso, poder traducirlos de manera efectiva.

Toda la investigación extra te será de enorme ayuda pues conocerás mejor el campo del documento con el que estás trabajando, tendrás mucho más claro la finalidad del contenido al que vas a traducir y podrás resolver muchas dudas terminológicas o de contexto.

 

Consulta terminología jurídica

Un traductor nunca debe dejar dudas en alguno de sus trabajos. Para poder hacer una traducción de buena calidad, siempre es recomendable investigar términos que desconozcas en cualquier área.

Consulta diferentes medios, pueden ser libros, enciclopedias, diccionarios, artículos, o bases de datos para poder tener una mejor idea sobre el texto con el que vas a trabajar.

 

Cuida los detalles

Como dice el dicho “una imagen vale más que mil palabras”, es por eso hay que tener cuidado con el formato en el que se presenta una traducción. Mucho más si hablamos de traducción jurídica, debido a la elegancia y formalidad que representa a estos textos. Para cuidar los detalles de nuestra traducción, basta con leer previamente otros textos jurídicos para ver la manera en la que se redactan y la terminología que se utiliza.

 

Estudia los principios jurídicos

Para poder traducir un texto jurídico de calidad, se necesita tener conocimiento del sistema legal que se utiliza tanto en la lengua de partida como la de llegada. Por ejemplo, para traducir del inglés al español, el traductor necesita saber qué sistema legal rige en Estados Unidos para adaptar la traducción en base al sistema legal en México.

Traducir textos legales no sólo consiste en traducir de una lengua a otra, sino también traspasar un completo sistema legal por medio de la traducción.

Y tú, ¿qué esperas para implementar estos consejos y destacar en tus traducciones jurídicas?

 

También le podría gustar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.