Noticias, consejos e historias interesantes

Le compartimos todo tipo de artículos relacionados con traducción como noticias, hechos interesantes e incluso consejos para clientes.

Escrito por Javier Arizpe

marzo 8, 2020

Conoce las diferencias entre un intérprete y un traductor

 

Si acabas de entrar en el mundo de las traducciones y estás en la búsqueda de proveedores de estos servicios para tu página web o empresa, vas a comenzar a escuchar estas palabras a menudo: intérprete y traductor.

Por desconocimiento se suelen confundir ambos términos y aunque dichos profesionales cumplen la función de trasladar mensajes de un idioma a otro, la forma de hacerlo es diferente, por lo cual debes estar al tanto de la labor de cada uno para poder solicitar el servicio adecuado.

 

La labor del traductor

Un traductor se encarga de trasladar un mensaje recibido a otra lengua a través de la escritura, nunca de forma oral. Es por ello que la traducción no es inmediata.

Para cumplir con su labor, el traductor tiene que conocer muy bien la lengua de destino y la terminología utilizada en el documento. La ventaja es que al no requerirse una inmediatez el profesional tiene la posibilidad de investigar, revisar, corregir errores y verificar cualquier duda con el cliente que ha solicitado la traducción, para asegurar un trabajo más preciso.

 

La labor del intérprete

El intérprete se encarga de transmitir mensajes orales, es decir, escucha a un interlocutor en el idioma de origen y lo transmite en otro ya sea de forma simultánea, consecutiva o bilateral, entre otras.

Los profesionales que trabajan en la interpretación cuentan con una comprensión exhaustiva tanto de la lengua de origen como la de destino, además de una excelente memoria y capacidad para reaccionar frente a las eventualidades que puedan ocurrir durante las conferencias o reuniones en donde se realiza la interpretación.

 

Traductor vs Intérprete

Ahora ya sabes que a pesar de que ambas labores tienen como objetivo facilitar la comunicación, las habilidades y las funciones de los profesionales que las desempeñan son distintas.

Por ejemplo, un buen traductor cuenta con un conocimiento profundo de las lenguas con las cuales trabaja y una ortografía perfecta a fin de transmitir el mensaje de forma impecable. También posee una gran capacidad de concentración y de lectura muy detallada para lograr interpretar los giros y metáforas que puedan presentarse en los textos.

Mientras que el intérprete tiene excelentes habilidades de oratoria y de escucha activa, aparte de un gran conocimiento de cultura general. Normalmente estos profesionales están acostumbrados a confrontar situaciones complicadas en conferencias, ruedas de prensas o reuniones de negocios, ya que la interpretación puede volverse bastante complicada cuando el discurso es muy rápido o muy lento, el interlocutor tiene un tono de voz difícil de entender o utiliza frases, refranes o juegos de palabras que en el idioma extranjero no existen.

Si te encontrabas en la búsqueda de alguno de estos servicios pero tenías dudas al respecto, ahora ya conoces las diferencias entre un intérprete y un traductor, de manera que ya sabrás elegir y solicitar el servicio correcto de acuerdo a tus necesidades.

 

También le podría gustar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *